Estrategias país sobre ciberseguridad ¿Qué se está haciendo?

 
ciberseguridad

Durante los últimos cuatro años hemos visto mejoras en la región latinoamericana. Hay disposición a implementar estrategias país sobre ciberseguridad y concienciación, pero aún es necesario que se haga más.

¿Qué están haciendo los países? Algunos hacen mucho, otros no han empezado, aun así, destacan dos acciones:

Desarrollar e implementar estrategias nacionales o marcos legales para responder frente a amenazas cibernéticas.

En los plenos legislativos se abre paso la discusión de estrategias sobre ciberseguridad, en especial de la protección de los datos personales.  

Sin dudas, ambas medidas son esperanzadoras e indican que hay pequeños avances en el desarrollo de estrategias país sobre ciberseguridad. Recordemos que el éxito depende de que las mejoras se optimicen y amplíen con el tiempo.

Ahora bien, es necesario ir más allá de la preocupación y aceptar que existe esa debilidad regional y que es muy atractiva a los «hackers» del mundo.

Es por ello que cada gobierno debe enfocarse en proteger sus infraestructuras, redes digitales y, sobre todo, por educar a sus ciudadanos. Porque las tecnologías novedosas atraen, por igual, a nuevos usuarios y a expertos en violar sistemas “seguros” e inseguros.

Sin dudas, allá afuera hay hackers expertos y capaces de encontrar las vulnerabilidades más diminutas de cualquier sitio poco seguro. 

¿Cuán vulnerable es América Latina en materia de ciberseguridad?

Nuestra región es muy vulnerable, eso lo confirman sucesos que a diario aparecen en los medios de comunicación. Uno de los últimos es la denuncia de hackeo del MIDES de Panamá. El hecho devela que la inversión en ciberseguridad es urgente, los gobiernos son foco de ataques desde que inició la pandemia.

Sin estrategias país sobre ciberseguridad nuestra América Latina está más expuesta de lo que creemos.

Latinoamérica es motivo de estudio y preocupa a los organismos internacionales. Dicho esto, destaca que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) “considere a la región una zona vulnerable y calcula en 90 mil millones de dólares el costo del cibercrimen.”

Por su parte, el BID advierte que “América Latina cuenta entre sus problemas que pocos países tienen una estrategia de seguridad nacional cibernética, expuesta a eventuales ataques”.

Por ejemplo, el reporte legislación en ciberseguridad en América Latina del 2016, analiza la preparación de 32 países basado en 49 indicadores. Es la “primera radiografía profunda del nivel de preparación de América Latina y el Caribe ante la creciente amenaza del cibercrimen”.

A su vez, el confinamiento es catalizador para el uso de la red y aumento del tráfico en la red. Destacando que los tiempos de conexión registran cifras sin comparación.

Panamá y su estrategia país de ciberseguridad

En cuanto a Panamá, Brasil, Uruguay, Colombia, y otros países, han tomado medidas contra amenazas de ciberseguridad y aunque se ha avanzado se necesitan mayores recursos para afrontarlas.

A su vez, los datos muestran que 6 países de la región poseen programas estructurados de educación en seguridad cibernética que incluye estabilidad presupuestaria, mecanismos de investigación y transferencia de conocimiento.

Sin embargo, sin educar a la población las vulnerabilidades siguen en aumento por desconocimiento e ignorancia sobre ciberseguridad y su importancia.

Irónicamente la población posee dispositivos móviles y está cada vez más conectada a la red, pero es neófita en materia de ciberseguridad y protección siendo blanco fácil de ataques.

Por ejemplo, la empresa rumana Bitdefender realizó un reporte de ciber vigilancia y encontró que los ataques de phishing han aumentado a tasas de 475%. En principio, son casos asociados a reportes sobre correos y sitios falsos con información del coronavirus. Todo esto sucedió durante los meses de pandemia.

No obstante, hay proliferación de sitios nuevos con información sobre COVID-19 que son utilizados como carnada para visitantes ingenuos. Al recibir una invitación los usuarios descargan, sin dudar, virus o «malware’s» poniendo en riesgo a empresas, hogares y gobiernos.

Sin embargo, los ataques a centros hospitalarios, farmacéuticas, laboratorios, ONG´s e instituciones de salud se incrementan porque son blanco de interés para los hackers del mundo porque tienen la atención de la población.

Estrategias de ciberseguridad en tiempos de pandemia

En medio de una pandemia que obliga al uso compartido de grandes volúmenes de datos, y a estar casi que 24/7 conectados a Internet, el gran reto de ciberseguridad en Latinoamérica es que la sociedad comprenda la importancia de mantener los dispositivos seguros.

Por esta razón, con responsabilidad y rigurosidad cada país requiere asumir los retos de la legislación cibernética. Precisamente, trabajando en la implementación de marcos jurídicos cónsonos con el desarrollo y la rapidez con que aparecen amenazas en la red.

Asimismo, urge que las estrategias de ciberseguridad reciban tratamiento de cuestión “pública y de interés nacional”, dando paso a los debates sobre sus beneficios, sus limitaciones y cómo afectan la seguridad de un estado.

Por otro lado, proteger la privacidad de usuarios inexpertos, entre ellos, los miles de estudiantes que a diario entran a plataformas de educación gratuita es un trabajo inaplazable. Hay que hacerlo por los grandes riesgos potenciales que lleva inmersa la formación a distancia y sus implicaciones a gran escala.conclusión, constante aprendizaje y mejoras continuas son las únicas garantías de que los países están haciendo lo que está a su alcance en estrategias de ciberseguridad.